Categorías
Estética Dental Noticias Salud bucodental

Mordida abierta. ¿Qué es? ¿Cómo se corrige?

La mordida abierta es uno de los problemas de maloclusión más comunes de los que existen. Esta condición aporta un problema estético para quién lo padece, pero también puede ocasionar problemas bucodentales si no es tratada a tiempo.

Quienes lo padecen son aquellas personas que, al cerrar la boca, uno o varios dientes de la parte superior no logran entrar en contacto con sus correspondientes en la parte inferior. Este espacio que queda entre los dientes impide que se pueda cerrar la boca por completo.

¿Qué causa la mordida abierta?

La mordida abierta dental es producto de malos hábitos repetitivos durante la infancia como el uso prolongado del chupete, succión excesiva del pulgar los primeros años de vida, empujar los dientes con la lengua o respirar de forma frecuente por la boca en lugar de la nariz. Sin embargo, pese a ser un problema que puede afectar la calidad de vida, es fácilmente detectable y existen diferentes alternativas para corregirlo.

Tipos de mordida abierta

Existen diferentes tipos de mordida abierta según la naturaleza y su ubicación. Con respecto a la mordida abierta según su naturaleza podemos distinguir  entre mordida abierta esquelética y dental.

La mordida esquelética tiene su origen en un desequilibrio óseo que afecta a ambos maxilares mientras que la mordida abierta dental es producto de los malos hábitos antes mencionados.

Según su ubicación la mordida puede ser:

Anterior. Cuando los dientes frontales como los incisivos centrales y laterales no contactan entre sí al cerrar la boca. Este tipo de mordida es la más común.

Posterior. Cuando al cerrar la boca son los dientes posteriores los que no logran contactar entre sí. Este tipo es el menos frecuente y suele deberse a una erupción incompleta de los molares.

Lateral. Cuando la falta de contacto dental se da en un solo lado de la arcada.

Completa. Implica la combinación de la mordida abierta anterior y posterior y al cerrar la boca solo contactan los últimos molares.

¿Qué consecuencias puede tener la mordida abierta?

Esta condición suele presentar molestias y problemas diversos. Entre los más frecuentes se encuentra la dificultad para morder y masticar lo que puede acarrear problemas de digestión. 

Es común también que quienes padecen mordida abierta presenten problemas en el habla, sobre todo en la pronunciación de ciertos sonidos. 

Quienes tienen mordida abierta por un problema de formación maxilar presentan también problemas de respiración nasal, ya que no pueden inspirar suficiente oxígeno por la nariz. Por lo tanto respiran por la boca agravando el problema.

Los dolores de cabeza, cuello, boca y cara son frecuentes debido a la tensión a la que se ven sometidos los músculos y articulaciones faciales.

Tratamiento

La mayoría de los casos de mordida abierta que se originan en la infancia persisten en la edad adulta. Pese a que algunos desaparecen al caerse los dientes de leche y erupcionar los permanentes, suele ser necesaria una intervención para poder corregir el problema.

Contrario a lo que pueda pensarse, no suele requerir intervención quirúrgica salvo casos extremos y en la mayoría de las veces se puede corregir mediante ortodoncia. En este sentido, dependiendo de la edad del paciente y el grado pueden realizarse diferentes procedimientos.

Ortodoncia interceptiva

Cuando el problema es detectado en la niñez se realiza un tratamiento interceptivo mediante aparatos que se puedan cambiar o expansores fijos. De esta manera se garantiza un crecimiento guiado y correcto de los huesos.

Ortodoncia convencional

Indicada para pacientes adolescentes o adultos. Durante esta etapa los huesos ya han completado su desarrollo, siendo mucho más difíciles de moldear. Por eso será necesario el uso de brackets

Cirugía y ortodoncia

Para casos muy severos se debe realizar una cirugía ortognática para modificar el tamaño y la posición de la mandíbula y el maxilar para después colocar una ortodoncia que termine de armonizar las piezas dentales.

Categorías
Noticias Salud bucodental

Fluoriosis, manchas blancas en los dientes

Pocas cosas incomodan tanto como tener manchas en los dientes. Al poder verse al hablar o sonreír hace que perdamos confianza y seguridad en nosotros mismos. La fluoriosis provoca que evitemos el contacto visual e incluso pueda afectar nuestra vida social.

Existen manchas de diversos colores: amarillas, marrones y blancas. En este artículo puntualmente nos dedicaremos a hablar sobre estas últimas, sabiendo sobre su origen, como tratarlas y prevenirlas.

Causa de la aparición de fluoriosis en los dientes

Las manchas blancas son uno de los problemas dentales más comunes y su causa principal es la falta de mineralización del esmalte en su proceso formativo. Esto puede deberse a una nutrición deficiente en la que hay escasez de hierro y calcio.

Otra causa común es por la aparición de una caries que ha dañado el esmalte del diente. Aunque también en algunos casos, de índole excepcional puede deberse a un exceso de flúor en la niñez. Esto se denomina fluorosis dental y provoca pequeñas manchas blancas en los dientes que incluso se mantienen hasta la llegada de la vida adulta. 

Se ha visto también que las personas con celiaquía no diagnosticada presentan manchas blancas en los dientes. Aunque la relación no está clara, la alimentación adecuada ayudaría a prevenirlas.

¿Pueden ser peligrosas las manchas blancas?

Este tipo de manchas no presentan gravedad en sí mismas, salvo que su origen sea una caries. De ser así debe ser tratada inmediatamente para que no siga dañando el esmalte y termine afectando el nervio dental. 

Si su origen es de otra índole, entonces no presentará problemas para la integridad del diente a excepción de generar una incomodidad estética.

Tratamiento

Muchas veces las manchas son más fáciles de eliminar de lo que parece. En principio, si se deben a una caries, será necesario quitarla y reparar el diente con un composite del mismo color que el del diente.

En otros casos, el dentista podrá recurrir a una microabrasión dental o a una limpieza exhaustiva, que es totalmente indolora, para luego realizar un tratamiento de blanqueamiento dental y de esta manera dar un color uniforme a toda la dentadura. Otra opción muy común es el uso de carillas dentales, una alternativa estética para dar un color y forma uniforme a los dientes.

¿Puedo evitar que la fluoriosis vuelva a aparecer?

Efectivamente, el problema de las manchas, sean del color que sean, puede evitarse llevando una dieta saludable, una buena higiene bucal y visitando periódicamente al dentista para un control.

En cuanto a la alimentación es importante llevar una dieta rica en proteínas, vitaminas y minerales, evitando el exceso de azúcares así como el exceso de bebidas que puedan teñir los dientes como el té, el café y alimentos con pigmentos oscuros.

La higiene bucal debe hacerse a base de cepillo de cerdas suaves para no dañar el esmalte ni las encías junto con pasta que contenga flúor. Luego es importante utilizar hilo dental para limpiar las cavidades a las que no llega el cepillo y finalmente el uso de enjuague bucal.

Categorías
Consejos ICOA Noticias

¿Es recomendable utilizar enjuague bucal a diario?

Una adecuada higiene bucal implica, además del cepillado y del hilo dental, el uso de un enjuague bucal para finalizar la limpieza. Éste, según el principio activo que contenga, puede contribuir a reducir la hipersensibilidad dentinaria, controlar la halitosis o reducir la inflamación de las encías.

Sin embargo, los expertos en salud advierten que el uso excesivo del colutorio puede provocar ciertos problemas de salud. Por lo tanto es importante no utilizarlo como un reemplazo del cepillo de dientes ni utilizarlo más de una vez al día.

Consecuencias del exceso en el uso de enjuague bucal

La mayoría de los enjuagues bucales contienen flúor, alcohol y clorhexidina. Estos ingredientes son utilizados pueden causar diferentes problemas bucales como irritación de las mucosas, afectar el sentido del gusto o incluso pigmentar los dientes.

En estudios recientes se ha demostrado que también puede aumentar el riesgo de cáncer oral. Además aumenta en un 55% la probabilidad de desarrollar picos peligrosos de azúcar en la sangre o diabetes, en un lapso de tres años. 

Esto se debe a que los enjuagues eliminan las bacterias ‘saludables’ que habitan en la boca, encargadas de diluir el azúcar colaborando para mantener bajo control sus niveles en sangre y protegiéndonos contra la diabetes y la obesidad. Además ayudan al cuerpo a producir óxido nítrico y regular los niveles de insulina y el metabolismo.

No obstante es importante aclarar que estos resultados se vieron en personas que han utilizado enjuague bucal durante un tiempo prolongado más de dos veces al día.

¿Cuando debe usarse el enjuague bucal?

Según los expertos el uso del colutorio debe usarse para determinados casos y para tratar patologías bucodentales puntuales como sensibilidad dental, inflamación de las encías o gingivitis. También en pacientes con un gran historial de caries, en personas con ortodoncia o aquellos que hayan atravesado recientemente una cirugía. 

En todos estos casos se trata de un tratamiento complementario para eliminar la patología o contribuir a la higiene dental, pero sin sustituir el cepillado y el hilo, y siempre según la indicación del dentista. Cada colutorio debe usarse de un modo específico según el principio activo que contenga, según la situación concreta y la necesidad específica del paciente.

Para quienes no sufren ninguna patología, en un principio no es necesario utilizar siempre enjuague bucal. Un buen cepillado tres veces al día y buen control de placa hace posible que no se produzca una inflamación ni bolsas periodontales. Por ello no se necesita un enjuague bucal.

Si el colutorio es parte de tu rutina de higiene bucal como refuerzo y aún quieres utilizarlo diariamente, entonces asegúrate de utilizarlo solo una vez al día, que sea un enjuague sin alcohol y que tampoco contenga triclosán, pues es un químico del que no hay que abusar.

Utiliza las cantidades indicadas que suelen ser de 10 a 15 ml sin mezclar con agua y realizar buches durante 30 segundos aproximadamente antes de escupirlo. Es importante no tragarlo, ya que por su composición no están diseñados para ser ingeridos.

Categorías
Clínica dental Noticias

Cómo aliviar el dolor al bebé cuando salen los primeros dientes

El periodo de dentición es un proceso que comienza aproximadamente entre los 3 y los 6 meses. Ésta es la causa de malestar en el bebe y angustia de los padres que intentan calmar sus llantos y aliviar su padecer al salir los primeros dientes.

Esta etapa puede extenderse por varios meses y llegar a ser una experiencia nada agradable para ambas partes, por lo que es necesario tomar ciertas medidas para poder aliviar el dolor del bebe.

Síntomas de la dentición

El proceso de dentición suele traer a su vez un babeo excesivo, necesidad de morder y masticar cualquier objeto, irritabilidad causada por dolor en las encías y un ligero aumento de la temperatura que no debe considerarse como fiebre.

En caso de que se presenten otros síntomas como vómitos o diarrea o un aumento de la fiebre, consulte inmediatamente a su pediatra porque es probable que no sea consecuencia de la dentición.

Es importante aclarar también que, no todos los gestos de irritabilidad o molestias se deben a la salida de los dientes. En esta etapa de su vida, el bebé explora y reconoce el mundo a través de su boca y por eso chupa, muerde y babea con frecuencia todo lo que tiene a mano. Incluso las personas, así como sus manos, su ropa o sus pies. Esto no debe interpretarse como un intento de calmar las molestias que tiene debido a la salida de dientes sino como una manera más para conocer lo que le rodea.

Cómo aliviar el dolor de los primeros dientes

Al principio las molestias que puede llegar a tener el bebe son leves y por eso se recomienda el uso de un mordedor. Estos juguetes de plásticos o de goma son excelentes para aliviar el dolor de las encías.

Evita el uso de collares y pulseras

No es aconsejable el uso de estos objetos, pues están hechos de ámbar, madera, mármol o silicona, y si se encuentrá al alcance del bebe pueden generar riesgo de atragantamiento, estrangulamiento, lesiones bucales o infecciones.

Frota sus encías

Un masaje suave y ligero puede aliviar mucho a tu bebe. Frota sus encías con tu dedo o una gasa limpia. La presión puede disminuir su malestar.

Aplica frío sobre las encías

Esto puede ayudar a adormecer la zona y aliviar el dolor de la inflamación. Un mordedor frío o toallitas mojadas, pero no congeladas que el bebe pueda mordisquear aliviarán sus molestias. 

Cuándo presenta fiebre

En caso de que el bebe muestre un gran dolor y tenga algo de temperatura, puedes optar por algún medicamento recomendado por el pediatra u ortopediatra. 

Evita el uso de geles tópicos para las encías

No permanecen mucho tiempo en la boca y pueden dormir la parte posterior de la garganta del bebe generando problemas para tragar, siendo por lo tanto contraindicados.

Evita ciertos medicamentos

Sobre todo aquellos que contengan lidocaína o benzocaína, ya que pueden ser tóxicos para el bebe, asi como pastillas homeopáticas que contengan belladona, ya que puede provocar convulsiones o problemas respiratorios.

El tema de la dentición puede manejarse perfectamente desde el hogar. No obstante, si se presenta algún problema consulte inmediatamente a su pediatra de confianza.

es_ESEspañol