Categorías
Clínica dental Noticias Salud bucodental

Implantes cigomáticos ¿que son?

Los implantes cigomáticos son una opción a los implantes convencionales y se utilizan cuando un paciente ha perdido una o varias piezas dentales en la parte superior y no tienen calidad ni cantidad de hueso maxilar suficiente para soportar los implantes dentales corrientes.

También se utiliza en personas en las cuales las técnicas de regeneración ósea, como injertos o elevaciones de seno, no garantizan los resultados esperados.

Implantes cigomáticos. Características

El implante cigomático se utiliza cuando la boca del paciente ha sufrido una gran cantidad de pérdida de hueso. Esta pérdida de estructura ósea puede ocurrir cuando una persona ha estado sin dientes durante bastante tiempo. Por lo tanto, no ha habido estimulación y el hueso se ha reabsorbido.

No obstante, las enfermedades periodontales, el uso de dentadura postiza y la edad también pueden influir en el deterioro óseo. 

El procedimiento consiste en una técnica implantológica avanzada y su nombre se debe a que el implante se ancla en el hueso cigomático. El hueso cigomático es muy denso, y esta alejado de la cavidad oral, propiedades muy favorables para el anclaje de este tipo de implantes.

Los implantes cigomáticos están indicados en pacientes sin piezas dentales de forma completa o parcialmente, que presentan un maxilar superior atrófico severo. Su estabilidad inicial es muy elevada, lo que permite la colocación de la prótesis dental fija desde el primer día.

El procedimiento es complejo e invasivo y por eso requiere de médicos especialistas maxilofaciales, con un amplio conocimiento anatómico de la región, para conseguir los mejores resultados y evitar complicaciones. Solo se realiza en caso de que no haya otra manera de realizar los implantes para reahabilitar la arcada del paciente.

Procedimiento quirúrgico

El tratamiento es específico según la situación de cada paciente. Es por este motivo que debe realizar un estudio oclusal, Scanner o TAC dental del maxilar superior. Así se puede estudiar las características anatómicas del maxilar superior y cigoma donde se colocarán los implantes.

En algunos casos se utiliza un programa de simulación de cirugía virtual para probar las diferentes posiciones en las que se pueden colocar los implantes y de esta manera determinar cuales son las mejores opciones.

Al ser un procedimiento complejo, requiere una serie de estudios para determinar el estado de salud del paciente que, en general debe ser el adecuado para evitar complicaciones, comenzando con una exhaustiva historia clínica, exámenes y pruebas complementarias.

La operación se realizar bajo anestesia local combinada con sedación oral o intravenosa. 

Existen 4 técnicas quirúrgicas para colocar este tipo de implantes: Branemark, Stella y Warner (“Sinus slot technique”), la técnica exteriorizada y la técnica ZAGA (Zygoma Anatomy-Guided Approach).

Consejos para el postoperatorio

Durante las primeras 24hs se recomienda guardar reposo y aplicar frio local de forma externa para disminuir la inflamación. 

Evita la ingesta de todo tipo de bebida y alimento durante las dos horas posteriores. Después se deberá mantener una correcta hidratación del organismo, pero evitando bebidas y comidas calientes, al menos hasta que se recupere completamente la sensibilidad.

Tras la intervención es recomendable mantener una gasa en el área intervenida durante las 24-48 horas posteriores, ya que es habitual que se produzca un leve sangrado. Esta gasa deberá cambiarse periódicamente. 

Es importante dormir con la cabeza lo más elevada posible y mantener una correcta higiene bucal una vez ha transcurrido un día desde la intervención quirúrgica, pero sin cepillarse ni usar hilo en la zona intervenida al menos por 48hs.

El alcohol y el tabaco pueden comprometer el éxito del tratamiento, por lo cual es indispensable evitarlos al menos por unos días.

Categorías
Clínica dental Consejos ICOA Las Rozas Noticias

El problema de las muelas del juicio

Se llaman muelas del juicio a los últimos molares en desarrollarse. Más precisamente los terceros molares tanto superiores como inferiores, que se encuentran en el fondo de la boca. Suelen aparecer entre los 16 y los 19 años. Se denominan “del juicio” porque a diferencia del resto de los dientes permanentes, aparecen cuando la persona tiene un juicio más desarrollado.

¿Cuál es el problema con estas muelas?

El problema principal con estas muelas es que suelen ocasionar numerosos inconvenientes al erupcionar, pues no tienen espacio suficiente para desarrollarse. Esto se debe a que son un vestigio genético de nuestros antepasados homínidos. Ellos tenían mandíbulas más amplias y por lo tanto más espacio para las muelas.

A medida que la dieta fue cambiando, las mandíbulas se fueron acortando, pero aún siguen apareciendo estos terceros molares, aunque sin el espacio suficiente. Por lo tanto afectan al resto de la dentadura y provocan dolor.

Son muelas que al estar tan atrás se dificulta su limpieza y son más propensas a las caries, a provocar quistes y hasta dañar el hueso o las raíces.

En algunos casos, estas muelas solo salen parcialmente a través de las encías, debido a la falta de espacio. Esto suele causar dolor e inflamación. Además la comida puede quedar atrapada en esta zona y provocar una infección.

En otros casos, la falta de espacio hace que salgan torcidas o en una dirección equivocada, incluso se pueden quedar atrapadas en el maxilar sin brotar de las encías. A esto se denomina muela del juicio retenida o impactada.

¿Cómo saber si tengo una muela del juicio retenida o impactada?

Normalmente esta condición suele manifestarse provocando hinchazón de encías en la zona, dolor al morder, masticar y problemas para abrir la boca. Si sufres de algunos de estos síntomas, es necesaria una consulta con un profesional que podrá evaluar la situación mediante un análisis de rayos X.

¿Que se debe hacer con las muelas del juicio?

Son pocos los casos de personas que poseen muelas del juicio y nunca presentan problemas. Ante esta situación, algunos profesionales opinan que lo mejor es esperar y eliminar las muelas del juicio solo si hay un problema. 

Sin embargo, en la mayoría sí presentan problemas y deben extraerse para evitar mayores inconvenientes, de lo contrario pueden causar desplazamiento de los dientes modificando la mordida, dolor, infecciones agudas y hasta posibles tumores.

¿Cómo se extraen las muelas del juicio?

El método más común es la extracción simple, que consiste en aplicar anestesia local mediante inyección y luego extraer la pieza dental mediante instrumentación específica. Esta técnica suele utilizarse cuando la muela a erupcionado completamente.

Para las muelas impactadas o parcialmente impactadas se debe realizar una extracción mediante cirugía. Este procedimiento es más complejo, pues no solo se utiliza anestesia local sino también general y para poder extraer la pieza se debe hacer un corte en la encía que, de ser necesario, deberá ser cerrado con puntos.

Recuperación tras la extracción

En la mayoría de los casos sentirás un leve dolor o malestar después de la extracción de las muelas del juicio, pero solo durará un par de días. Es común que el área sangre intermitentemente durante las primeras 24 horas. Por lo tanto, evita realizar ejercicio y comer alimentos sólidos durante ese tiempo. Se recomienda usar una bolsa de hielo en la cara para ayudar a controlar el dolor y la hinchazón. 

es_ESEspañol