Categorías
Noticias

Malos hábitos en la salud bucodental de los niños

Los malos hábitos en los niños son un conjunto de costumbres que en muchos casos se hacen permanentes desde la primera infancia.

El problema con estos hábitos es que pueden afectar severamente la salud bucal de tu hijo causando apiñamiento dental, rotación y mal posición de los dientes.

Incluso, pueden llegar a acarrear consecuencias más severas como un retraso en el desarrollo del hueso maxilar o problemas de maloclusión permanentes.

¿Cuáles son los malos hábitos de los niños que afectan la salud dental?

Algunas de estas malas prácticas se adquieren de forma inconsciente y ocurren como producto de predisposiciones congénitas que impiden respirar bien cuando el niño duerme. Este es el caso de la respiración bucal.

Un signo característico de los niños que tienen esta condición son los orificios de la nariz poco desarrollados, por lo que se ven de un tamaño muy pequeño. Otras características son la irritabilidad, falta de atención, ojeras y dificultad para conciliar el sueño.

Otros malos hábitos son inducidos, como la costumbre de chuparse el dedo, o el uso de chupete, el cual está totalmente desaconsejado por los pediatras y muchas veces es estimulado por la madre para evitar que el niño lactante llore cuando tiene hambre o cuando se le ha retirado el seno de la boca después de alimentarse.

Es posible que algunos hábitos como el de chuparse el dedo, o morderse los labios, sean producto de algo que produce ansiedad en el niño y este canaliza sus impulsos hacia estas prácticas que atentan contra su salud bucal.

Existe una condición llamada mala deglución que se puede detectar por la posición de la lengua al estar en reposo. Normalmente, ésta debe quedar tras los dientes centrales. Sin embargo, en las personas que tienen esta condición, es frecuente ver su lengua colocada sobre el labio inferior, manteniendo la boca abierta y facilitando la respiración bucal.

Consecuencias de los malos hábitos en la salud bucodental

Los problemas que este tipo de condiciones ocasionan son innumerables. En el caso de la mala deglución, esta es la causa más frecuente de una maloclusión, falta de contacto entre los dientes superiores e inferiores cuando se muerde. Esta malformación también es producida por el hábito de chuparse el dedo y el de morderse el labio.

En el caso de la respiración bucal, esta trae problemas de atención y concentración. Además puede conllevar la irritación de la mucosa nasal que tiene como consecuencia la rinitis crónica y la desviación del tabique nasal.

Prevención y tratamiento de los malos hábitos dentales de los niños

Todas las malas prácticas son posibles de corregir con la ayuda de los psicopedagogos y los odontopediatras. Existen varios tratamientos para ayudar a los niños a dejar el chupete, superar la adicción de chuparse el dedo o morderse el labio.

En cuanto a la respiración bucal, es probable que se deba recurrir a tratamientos más invasivos como la cirugía para remover adenoides recrecidas, o la de corrección de la desviación del tabique nasal. Estas suelen ser las causas fisiológicas más frecuentes de esta condición.

En cualquier caso, no dejes de acudir a la consulta con el odontopediatra. Éste especialista señalará cuál es el mejor tratamiento a seguir para evitar los problemas de salud dental de tu hijo.

Categorías
Clínica dental Consejos ICOA ICOA Kids Noticias

Cómo cuidar la boca de los niños en etapa de crecimiento

La salud bucodental es de suma importancia. Los problemas pueden aparecer a muy temprana edad y por eso es vital que los padres, desde edad temprana, le enseñen a cuidar la boca a los niños y la importancia de mantener los dientes limpios.

La niñez es una etapa que se caracteriza por los cambios rápidos que experimenta el cuerpo. Estos cambios se ven también en la boca con la aparición de los primeros dientes, así como la consolidación de la dentadura de leche y finalmente con la caída de esta y el crecimiento de los dientes permanentes.

Por este motivo, es importante conocer bien cada una de estas fases. De la misma manera debemos tener en cuenta como lograr una buena salud bucal desde la infancia, ya que hay malos hábitos durante esta etapa que pueden condicionar en gran medida la calidad de nuestros dientes.

Primera etapa: hasta los 2 años

Los primeros dientes aparecen entre los 6 meses y los 2 años. Sin embargo antes de la aparición de estos, es importante mantener la boca limpia y cuidar la salud de las encías. Para ello, lo más recomendable es un dedal de silicona o una gasa humedecida.

Si las encías sufren alguna molestia o se inflaman debido a la erupción de los primeros dientes, se puede utilizar geles específicos que calman las molestias mientras protegen y refuerzan las encías.

Segunda etapa: de 2 a 6 años

En este periodo se completa toda la dentadura de leche y el niño está en condiciones de comenzar a aprender la importancia de un buen cuidado bucal. Los dientes de leche necesitan los mismo cuidados que los dientes permanentes.

Adquirir la costumbre de la higiene bucodental en esta etapa, hará más sencillo mantener la rutina en la pubertad y la adolescencia. Para ello es importante que los adultos prediquen con el ejemplo cepillándose los dientes junto a los niños. Entre los dos y tres años, el niño ya puede ir cepillándose los dientes de forma más autónoma, aunque siempre con la supervisión de los padres.

cuidar-dientes-niños

Tercera etapa: de 6 a 12 años

A partir de los 6 años, los dientes de leche comienzan a caerse para ser reemplazados por los dientes fijos. Entre los 11 y los 12 años se completa la transición hacia una dentadura permanente.

En este periodo también pueden aparecer molestias en las encías debido a la erupción de los nuevos dientes, pero también suele incrementarse la cantidad de caries debido al aumento en el consumo de dulces y azúcar en general. Es por eso que, en esta etapa es de suma importancia vigilar el cuidado de la salud bucal y asegurar el cepillado de los dientes al menos dos veces al día con dentífrico con flúor.

Desde los 10 años los niños tienen suficiente capacidad como para incorporar a su rutina de limpieza de dientes, el uso de enjuague bucal y la utilización de hilo dental para limpiar con más detalle en aquellos espacios interdentales donde el cepillo no siempre llega con efectividad.

Categorías
Consejos ICOA ICOA Kids Noticias

Cómo cuidar la salud bucodental de los niños

[vc_row][vc_column][mk_image src=”http://cirugiaoralavanzada.com/wp-content/uploads/2019/01/kazuend-127416-732×488.jpg” image_size=”medium” align=”center”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1548847612662{margin-bottom: 0px !important;}”]

La salud bucodental en la infancia hay que cuidarla desde que son bebés para prevenir riesgo incluso antes de que salgan los dientes. Proteger correctamente los dientes de leche influirá en el desarrollo de los dientes permanentes, tanto es así que los dientes de leche mantienen el espacio para estos dientes.
Para lograr mantener a raya las caries hay que seguir unos sencillos pasos:

        1. El flúor: previene contra la caries y evita que progrese la picadura. El flúor se suele en el agua potable. Si no, se puede también tomar por vía oral. Lo mejor es siempre pregunta a su dentista de cabecera para que le aconseje la mejor forma de tomarlo.
        2. Limpieza: en cuanto le salgan los dientes, límpieselos con un paño o gasa suave y que esté humedecida o con un cepillo dental para bebés después de cada comida. La frecuencia debe ser de al menos dos veces al día debiendo ser una de ellas justo antes de dormir. Cuando todos los dientes del niño hayan salido ya puede empezar a cepillar con un poco de pasta dental con flúor. Cuando los niños tengan unos 7 u 8 años ya podrán hacerlo por sí mismos supervisados por sus padres.
        3. Alimentos saludables: ingerir alimentos que contengan poco azúcar y que esta no sea procesada. Las frutas y los vegetales deben ser una base de alimentación fundamental para sino la que procede de frutas. Los zumos son una opción saludable, pero mejor si son exprimidos de forma casera que los comerciales.
        4. Cuidado con el biberón: es importante que el bebé no duerma con el biberón, ya que la leche, la fórmula y otras bebidas dulces como los
          refrescos contienen azúcar. Chupar el biberón lleno de estos líquidos azucarados puede causar caries en los dientes. También es fundamental no untar el chupete en miel o alimentos dulces.
        5. Visita el dentista: la primera consulta con el dentista debe realizarse antes de que el bebé cumpla el año. El odontopediatra examinará los dientes de su niño y, con usted, planificará el mantenimiento de su salud bucodental. Las revisiones debe realizarse cada 6 meses a lo largo de la vida de la niño.

Cuida la salud bucodental siempre siguiendo los consejos de los profesionales especialistas como los odontopediatras. En ICOA Dental contamos con un programa propio, ICOA Kids, para cuidar la boca de los más pequeños de una forma divertida y amena para ellos. Consúltanos.
MADRID
C/ Fray Luis de León 14
28012. Madrid.
Teléfono: 91 186 12 39
LAS ROZAS
C/ Copenhague 6, Európolis
(Entrada por Avda. Nstra. Sra. de Retamar)
28232. Madrid. España
Tfno: 91 626 60 12

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

es_ESEspañol